viernes, 28 de febrero de 2014

El tiempo



















El tiempo indica el momento en que se realiza la acción del verbo, este puede ser en una época pasada , ahora o en una época después de ahora.
Estas modificaciones se indican por morfemas llamados actualmente características.
De acuerdo con estas tres posibilidades existen tres tiempos en Español: pasado o pretérito (amé, había amado), presente (amo) y futuro (amaré), (habré amado).


Los tiempos son modificaciones de la acción verbal que indican el momento de su realización; estos cambios se realizan por los morfemas que, en la nueva nomenclatura, se llaman características.

El verbo lleva implícito un tiempo interno que afecta al concepto de temporalidad, desde el punto de vista subjetivo del hablante, que altera, en ocaciones, el sistema interno del tiempo.

Al decir: luego voy a la playa, el hablante considera el luego como momento presente que se extiende hasta el futuro. En la oración: estudia medicina, existe la noción de presente hacia atrás, hacia el pasado , cuando empezó a estudiar medicina, persistiendo ese pasado aunque el verbo este expresado en presente.

La medición del tiempo puede realizarse desde el presente del hablante, es una medición absoluta. Si se parte desde otro momento, será una medida relativa.

Según esto, habrá tiempos absolutos y relativos:

Voy ahora para allá (absoluto).

Iba para allá cuando llegaste (relativo).


Los tiempos absolutos del indicativo son:

Presente (voy).

Futuro (iré).

Pretérito perfecto simple (fui)

Pretérito perfecto compuesto (he ido).


También son absolutas las formas del imperativo.

Los demás tiempos del indicativo y todos los del subjuntivo son relativos.

Los tiempos absolutos pueden ser relativo, si se refieren a otro tiempo; sin embargo, los relativos, no pueden actuar como absolutos.

Cuando decimos: conduciré mientras tú duermes, conduciré, que es absoluto, actúa como relativo al referirse a duermes.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog