martes, 14 de enero de 2014

El verbo

El verbo es la parte que, sola o unida a otras, funciona como núcleo del sintagma predicativo de la oración. Así en las siguientes oraciones podemos ir suprimiendo palabras del sintagma predicativo y éste permanece:

La niña paseó temprano por la orilla del mar Caribe.

Paseó temprano por la orilla del mar.

Paseó temprano.

paseó.


No podemos suprimir paseó porque, en ese caso, se destruiría la oración.

El verbo es el núcleo del sintagma predicativo, como el nombre lo es del sintagma nominal.

El verbo es una de las partes variables de la oración. Varía para expresar sus varios accidentes: tiempo, modo, número, persona, voz y aspecto. Estos accidentes están indicados por los morfemas verbales.

Los morfemas verbales pueden ser de dos clases: los que se unen a un lexema y reciben el nombre de desinencias: Cant + aba (cant: lexema, aba morfema) y los que son una forma del verbo haber, que es un verbo auxiliar y acompaña al participio del verbo que se conjuga: habías + cantado.

Las forma verbal que presenta desinencia recibe el nombre de forma verbal simple; la que utiliza el verbo auxiliar haber recibe el nombre de forma verbal compuesta.

En las formas simples, la desinencia nos indica los accidentes gramaticales del verbo. En las formas compuestas, el verbo haber, con sus propias desinencias, es el que nos da los accidentes del verbo que se conjuga. El participio pasivo sólo informa del significado de la forma verbal.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog