martes, 13 de agosto de 2013

La estructura profunda y la estructura superficial

En el ejemplo de café (del post anterior de la oración y la proposición), hemos podido comprobar que tanto nosotros como nuestros oyentes sabíamos perfectamente que queríamos comprar café aunque solamente mencionáramos con carácter de oración ese vocablo.

Esa oración que hemos emitido (Café), es lo que en gramática generativa se llama estructura superficial. En la estructura profunda la oración tendría todas sus palabras y relaciones: ¡Quiero café!

Corresponde a la estructura superficial lo dicho o lo escrito, a la estructura profunda, corresponde su presentación abstracta.

Una misma estructura profunda puede generar varias oraciones porque un mismo pensamiento puede ser dicho o escrito de muy diversas maneras. Por ejemplo, la estructura profunda: La lluvia pone el campo verde puede expresarse superficialmente de formas muy distintas.

El campo está verde a causa de la lluvia.
La lluvia verdea el campo.
El campo es verde por la lluvia.
Hace poner verde el campo la lluvia.

Puede darse el caso opuesto, es decir, que una estructura superficial corresponde a estructuras profundas distintas. En estos casos se dice que hay ambigüedad en la estructura superficial. Estos casos deben evitarse siempre. La oración:

La elección de Juan es buena tiene dos significados:
1) Juan ha sido elegido y ello es bueno.
2) Juan ha realizado una elección y ello es bueno.
De la (estructura profunda) representación abstracta a la (estructura superficial) oración emitida se desarrolla un proceso llamado transformación.

En el ejemplo de ¡Café! se advierte que ha habido una supresión de elementos que no ha impedido la comunicación.

Las principales transformaciones que ocurren son las siguientes:
1) Cambio de orden.
La luna está saliendo --- Está saliendo la luna.
2) Normalización (transformación en nombre de lo que en la estructura profunda no es un nombre).
Juan ha realizado una elección --- La elección de Juan.
3) Pasiva (transformación de una oración activa en pasiva).
La abuela vio al niño --- El niño fue visto por la abuela.

Muchas veces lo que decimos corresponde justamente a lo que queremos decir, de modo que puede dudarse de que haya transformación en estos casos, pero siempre existe una transformación, que consiste en dotar a la oración de la entonación adecuada.

Nuestra gramática se basa en estas dos estructuras: la profunda y la superficial.

Por una parte, la gramática estudia las reglas que componen la estructura profunda de unas pocas oraciones que reciben el nombre de nucleares. Estas reglas se llaman reglas de reescritura, que indican en qué orden deben colocarse los elementos oracionales en la estructura profunda.

Por otra, la gramática se ocupa de las reglas transformacionales, mediante las cuales se realizan las transformaciones de las oraciones de la estructura profunda a las oraciones de las estructuras superficiales, o combinando varias oraciones se originan nuevas estructuras superficiales.

Es una regla transformacional la que rige el paso de la oración nuclear La abuela vio al niño en la oración transformada El niño fue visto por la abuela.

La oración no nuclear, la oración que es consecuencia de algunas reglas transformacionales, recibe el nombre de la oración transformada.



Reacciones:

1 comentarios:

Buscar este blog